Ben Heine es uno de esos artistas que encuentras en tu camino y llama tu atención. Un artista belga que tiene una forma muy peculiar de ver el mundo. Desde 2010 lleva embarcado en un proyecto muy interesante. Es la mezcla de dibujo y fotografía.

Pensaréis ¿qué tiene eso de nuevo? la técnica, su manera de plasmarlo. Sus dibujos hacen que esas fotografías cobren un sentido mucho más amplio, tan grande como nuestra imaginación nos permita. El artista pone los medios necesarios para que interpretemos esa foto como algo que va más allá que solo una fotografía.
Jugando con elementos arquitectónicos, con personas, con los colores, animales… son los temas preferidos de este artista belga para llevarnos a un mundo lleno de imaginación.

La idea tiene un potencial enorme para su aplicación a la publicidad, pero hasta aquí podemos leer.

Es muy recomendable echar un vistazo a su web porque este no es el único proyecto para quitarse el sombrero.









>

Anuncios