Iba en el metro dirección Prosperidad cuando una chica con un vestido amarillo fosforito, melena rizada y pelirroja entró en el vagón. Su cara me resultaba familiar y al ver que leía concentrada 2 folios continuamente, caí en la cuenta. Estaba al lado de Mar Abad, directora de la revista Yorokobu. Ella es una de esas personas a las que guardas admiración, tanta que no fui capaz de interrumpir su lectura. Tampoco hubiese sabido que decir, pero estaba claro que eso era una señal.
La señal de que algo fascinante iba a pasar en “Encuentros en el tercer miércoles”, y así fue. Mar fue la encargada de comenzar las últimas charlas de la temporada y os puedo decir que salí de allí con las pilas muy cargadas.
Mar título su charla como “innovación + inspiración + religión” que vienen a ser claves para la creación y el conocimiento en la época

actual. Y comenzó la charla con este curioso vídeo.

Dog pooetry.

Tras el vídeo preguntó qué nos había parecido. Salvo Miguel Olivares que andaba en primera fila, el resto fuimos incapaces de contestarla. Entonces nos dio una visión muy particular: “Lo que en principio y a simple vista puede parecer una mierda, puede albergar un contenido maravilloso” por eso debemos mantenernos atentos, nunca sabremos donde podremos encontrar algo genial.

Mar ya había captado nuestra atención cuando nos explicó que ser innovador es una actitud, un innovador no nace siendo innovación. Una persona que pretende o quiere ser innovadora debe hacerlo día a día y para lograrlo es necesario salir de nuestros dogmas mentales establecidos.
Romper las reglas, construir para deconstruir y volver a crear algo aún más maravilloso. Y puso un ejemplo muy explicito, los Legos. Todos vienen con sus planos para hacer una casa, un fuerte o cualquier otro objeto. Nos marcan cada uno de los pasos de la construcción pero… ahí no hay innovación, simplemente seguimos el camino marcado. La actitud innovadora se encuentra en esas nuevas creaciones que aparecen y rompen todos esos límites establecidos, llegando a convertir esas pequeñas piezas en creaciones creativas.

Sobre este planteamiento Mar comenzó a explicarnos algunos de los modelos de innovación que se están dando actualmente y que vamos a explicar brevemente:
Innovación empresarial.Basada en el design thinking. Se trata de una forma diferente de pensar. Donde el pensamiento lateral y la divergencia de ideas son partes fundamentales del proceso. Por eso en este tipo de innovación lo único prohibido es la palabra no. En un principio, cualquier idea tiene cabida, después nos preocuparemos de sí esa idea es realmente efectiva, útil o eficiente. En un primer momento debemos de soltar todo lo que se encuentre en nuestra mente y no dejar nada en el tintero porque pensemos que no sea una idea adecuada.
Para demostrar este tipo de innovación puso dos casos diferentes pero ambos igual de curiosos.
El primero fue los nuevos cajeros que BBVA está instalando en algunas de sus oficinas. Para crear estos cajeros hubo un proceso de estudio e investigación muy interesante. En BBVA se dieron cuenta que mucha gente (especialmente los más mayores) no usaban el cajero, preferían el trato en ventanilla por diversos motivos. Por eso decidieron estudiar que podía frenar a la gente para que no usarán el cajero.
Estudiaron el comportamiento de un individuo que cumpliese el perfil de gente que no utilizaba los cajeros. La elegida fue Juanita una mujer andaluza, que la única interacción que tenia en su vida con aparatos tecnológicos era: echar una moneda para encender una vela en la iglesia y cuando iba a la farmacia a pesarse y tomarse la tensión.
Observando a esta señora se dieron cuenta que lo único que hacia era interaccionar con un botón/ranura, por lo tanto ¿Cómo iba ella a tratar con un cajero con la cantidad de ranuras diferentes que tenia? La solución era sencilla, hay que crear cajeros en los que únicamente exista una abertura con la que interactuar con la máquina. La cuestión se basaba en simplificar el proceso.
Como segundo ejemplo de esta innovación empresarial nos puso el caso de Apple. Tampoco hay que conocer mucho esa marca para saber que tienen como lógica y misión empresarial hacer objetos sencillos e intuitivos. Objetos que desde un niño hasta un anciano pueda utilizar después de los primero 5 minutos y sin necesidad de instrucciones. Por eso la marca está donde está en el mercado. Se basan en simplificar los objetos y intentar hacernos la vida más sencilla. Aunque unas veces lo hagan con mejores resultados que otras.

Otro de los campos que toco Mar fue la innovación abierta. Este es un tipo de innovación que surge en los años 80, y que marcas como Procter & Gamble llevan a cabo desde entonces. El éxito de este método radica en preguntar a la gente que mejorarían, compartir con el público los procesos de trabajo, para conseguir inofrmación útil. En una especie de intercambio de conocimientos entre empresa e individuo.
El ejemplo que demuestra este tipo de innovación es el de la empresa Goldcorp. Una empresa que se dedicaba a la extracción de oro, y que llego a un punto de estancamiento en la extracción, puesto que las minas que tenían se encontraban prácticamente agotadas.
Lo que hicieron fue lo siguiente. Mostraron a todo el mundo donde se encontraban sus minas, y pidieron a lugareños, geógrafos, mineros… que les dijeran donde pensaban o sabían ellos que podía encontrar nuevas minas. El resultado para la empresa fue muy positivo, y se baso en un modelo de compartir información, primero ellos publicaron donde estaban sus minas y a cambio recibieron información sobre nuevas minas.

El tercer modelo de innovación que explicó Mar fue la innovación del individuo. La verdad que este modelo me recordaba el claim de Acuarius que dice “El ser humano es extraordinario” para explicar este tipo de innovación nos contó un caso muy original. Y es el movimiento The good gym, una iniciativa que se propuso cambiar el modo de hacer ejercicio.
Normalmente en el gimnasio cuando gasta energía, se pierde sin más. Corremos en una cinta o levantamos pesas sin ningún tipo de retorno de esa energía. Esta idea de derroche de energía fue el origen del movimiento.
¿Por qué no se podría aprovechar esa energía para hacer algo bueno por la gente? Sí podemos traer la compra de una anciana y subirla a su casa por las escalera, ¿Acaso no estaremos quemando esa energía? Y además estaremos haciendo algo bueno por la gente.
Pues The good gym propone una comunidad donde puedes ver peticiones de trabajos que requieren de esa energía para que la gente pueda ayudar a esas personas, y lo hacen practicando deporte. Van corriendo a por el pan de la anciana, o hacen el recado de alguna persona que no pueda moverse. Es un fenómeno que ha nacido en Inglaterra y que demuestra otra forma de innovar y darle la vuelta a las cosas.

“Cuando nadie (Insituciones, organismos públicos, empresas…) te soluciona un problema, la gente se une para solucionarlo”.

Después de estas propuestas tan interesantes todavía quedaban 2 modelos más que nos dejarían a muchos con la boca abierta.

Una de ellas fue la innovaciónn digital. En este punto Mar nos habló del freno que produce el copyright en la creación. Porque el discurso de este modelo decía que la gente toma de ideas de otras fuentes a la hora de crear, nadie es capaz de crear algo sin tener algún tipo de influencia. Por eso cuando creamos partimos de algún conocimiento que tenemos. Comparto esta idea y no es la primera vez que propongo un ejercicio para darse cuenta.

Ejercicio práctico
Imagínate una playa, la playa perfecta. Una playa que salga de tu mente.
Mírala bien. ¿La tienes?
Ahora piensa en los elementos que ves, y recuerda de donde salen.
Pues ninguno de esos elementos que componen tu playa perfecta son una invención tuya. Tú los has compuesto y dado forma en tu cabeza, pero antes tienes que haberlo visto en algún sitio.

En conclusión somos una especie de esponjas que absorbemos conocimientos, imágenes, ideas… que después serán aplicados a diferentes campos para poder solucionar nuestros procesos creativos.
En este apartado Mar nos puso como ejemplo la religión Kopimista que nace en Irlanda de la mano de un estudiante de 19 años, con la intención de copiar y difundir la cultura. Y que en Suecia ya se ha establacido como religión. Son devotos de la cultura de la copia, sin hacer un uso lucrativo de la copia, sino utilizándola como influencia e inspiración.

Para terminar dejo el plato fuerte, la innovación en producción. En este punto fue donde la gente abrió los ojos y las orejas todavía más para no perder ni un detalle del ejemplo que nos mostró.
En Discovery Chanel en el programa de inventos del futuro hablaron ya de este aparato, se trata de una impresora en 3D.
Una impresora que es capaz de imprimir objetos a tamaño real y que guarden todas las características del objeto impreso. Es quizá un poco difícil de entender pero vamos a intentar explicar el funcionamiento de una forma sencilla.
Por ejemplo para que esta impresora pueda imprimir un boligráfo, una silla o un corazón humano, necesita lo primero un plano en 3D exacto de dicho objeto. Este plano debe contener todas las capas que componen el objeto, y debe de ser un plano milimétricamente exacto si después queremos que nuestro objeto funcione.
Una vez que tenemos el plano con todas sus capas es necesario el material que lo imprima. En este caso la tinta no es tinta. Lo que se utiliza es el componente real del que esté hecho cada capa. Es decir si el Boli esta hecho de tinta y diferentes tipos de plásticos, necesitaremos dicha tinta y plásticos. Pero deben estar en un estado “liquido”, para que puedan ser impreso. Y además, una vez que se impriman en el objeto 3D, estas “tintas” deben recuperar el estado original de esa materia en el objeto.
Pero no acaba ahí, no solo deben recuperar el estado de la materia original, también tienen que mantener las propiedades de los materiales. A grandes rasgos ese es un poco la explicación del funcionamiento de la impresora.
Lo más interesante de todo es que en el M.I.T. han creado el riñon de una persona y funciona perfectamente como un riñón. Esta impresora puede revolucionar el mercado. Si la gente dispone de una impresora 3D en su casa, no necesitará ir a comprar, tendrá que buscar/comprar los planos de su objeto y los materiales que necesita para imprimirlo.
Aquí tenéis un vídeo que explica mucho mejor el funcionamiento de este aparatito tan peculiar.Y la historia del riñón.



Para finalizar nos ánimo a ser innovadores, creativos, copistas…
En resumen nos cargo las pilas para seguir creyendo en nuestras posibilidades de hacer un mundo mejor, aunque alrededor anden de capa caída.
Y cerro su charla con la frase: “No temáis al futuro, porque es apasionante.”

Anuncios