La semana pasada nos quedamos alucinados con una nueva “técnica” de arte urbano. El water light graffiti, que consiste en pintar gracias a chorros de agua que golpean contra una pared llena de LED. Cuando hacemos cualquier forma con el agua sobre la pared, dicha forma se iluminará creando un efecto muy interesante.

El responsable de esta obra es el artista Antonin Fourneau y su creación se pudo ver por primera vez a finales de julio en Poitiers (Francia).

Sin duda es un ejercicio de innovación que muestra los múltiples soportes que aún quedan por descubrir para seguir sorprendiendo al público de una u otra forma.

Water Light Graffiti by Antonin Fourneau, created in the Digitalarti Artlab from Digitalarti on Vimeo.

Anuncios