Todavía queda un lugar para soñar. Lo bueno de la juventud es la inocencia que embarga todo lo que te rodea. Y lo interesante de la madurez es la experiencia que adquieres con el tiempo.

Hoy os traemos la inocencia de un niño y la experiencia de un abuelo en un spot para las aerolineas noruegas Wideroe que ayer nos tocó la fibra.

Realizado por MacCann no es un derroche de medios o producción, simplemente es una buena idea bien ejecutada.

¿Vosotros que sentís al verlo?


Anuncios