Pues parece que CocaCola ya se ha vestido de navidad al lanzar su spot.
Con una marioneta gigante de PapaNoel (con toques un poco tétricos y oníricos) y la voz de David Bisbal se marcan un anuncio que lejos de ser una pieza creativa interesante se queda en… una pastelada, un anuncio simple, el vuelve a casa por navidad…
Nos hemos quedado un poco fríos después de verlo, teniendo en cuenta que años pasados se han esforzado por crear un concepto potente, como la fabrica de la felicidad, o el intento fallido de los regalos del año pasado.
Este año no han querido liarse la manta a la cabeza, algo muy familiar, mucha unión y sonrisas por todos lados, y el artista que más pueda representar al pueblo y la caspa.
Utilizando la misma versión para todos los países pero cambiando el cantante y pequeños matices como el idioma en que aparecen las frases.
Quizá sea una vuelta al concepto navideño de los 90 donde Santa Claus se asociaba de manera casi instintiva a la marca, sea lo que sea, por nuestra parte esperábamos algo más.